Se me marchitan los colores

De tanto mirar al suelo buscando piedras para no tropezar…

Publicado en Deslices | Deja un comentario

Cuestión de perspectivas

Tú tampoco sabes del todo bien hacia dónde vas, verdad?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un eterno tropiezo

​A menudo me pregunto con cuál me tropezaré hoy

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Desestructurarme

Solo quería besarte, y en ese momento olvidar lo que era para centrarme en lo que estábamos siendo.

Desestructurarme de forma puntual, como los puntos suspensivos por los que caminan esas parejas que ignoran los pasos de sus vidas pero que comparten botas y camisetas al amanecer; discretamente, como los primeros abrazos de los amantes a contracorriente que se esconden de los prejuicios ajenos; de forma cuerda y alocada como los encuentros pasajeros de quienes están en eterno contacto virtual y se ven y se tocan cada demasiado tiempo; incondicionalmente, sin pretéritos ni futuros, sin formas verbales, sólo tu lengua y la mía. 

Desestructurarme al besarte, dejar de ser ese monstruo que se fustiga cada noche debajo de la cama. Volverme otra cosa, la que tú quieras inventar cada día al verme marchar. Y que cuando me rehaga me quieras volver a conocer, desde mis miserias más brillantes a las más oscuras virtudes, como la contradicción de la sístole y la diástole de un corazón que late sin saber por quién.

Publicado en Deslices | Deja un comentario

Tras mi tempestad llega tu calma

image

Tan pronto rompo violento contra el  acantilado de cualquier noche como muero, espumoso, en la misma orilla de todas las mañanas

Publicado en Deslices | Deja un comentario

A mis pies

image

Construyo mis huecos,
relleno vacíos,
deshago espacios…

Y viene el ego a decirme que todo lo que tengo lo presente ante ti:
mis riquezas y miserias,
mis sueños y desvelos

Todo
mi mundo
lo pongo
a tus pies

image

Publicado en Deslices, Uncategorized | Deja un comentario

La lucha de un pequeño gigante

Esta es una de esas canciones que se agarran a tu cabeza y no salen, pero que disfrutas en cada tarareo espontáneo. Tema que desierta algo de tristeza (por el tono de Nacho Vega y recordar su imagen decrépita en los últimos años) pero que a la vez desprende fuerza (como el sólo de guitarra con el que solía finalizarla).

Y es una inspiración idónea para tiempos que vivimos de decisiones, miedos, dudas, incertezas, y valores contrariados en los que uno no quiere ser un gigante pero se tiene que comportar como tal y dar pasos que no sabe si son hacia adelante o hacia atrás, pero son pasos al fin y al cabo, los que da este monstruo de papel que no sabe hacia dónde va.

Y os dejo una pregunta: ¿con cuál de las decenas de versiones que hay os quedáis? A mi siempre me engancha la de Celtas Cortos, y una que acabo de descubrir y me ha gustado, de Love of Lesbian y Zahara, ¿a vosotros?

Vídeo | Publicado el por | Deja un comentario